12 Abril

“El buen Dios, verdaderamente bueno conmigo, casi me ha forzado a recibir las dos vocaciones más sublimes que hay en el mundo: la sacerdotal y la religiosa, sin considerar la más necesaria, la vocación cristiana”.

(S. Leonardo Murialdo, Testamento, p. 129)

This post is also available in: Italiano Inglés Portugués, Brasil