13 Abril

A veces, viendo el Crucificado, dirás: en resumen, hasta ahora yo no he sido ni coronado de espinas, ni ensuciado con escupidas, ni plantado en vivo en una cruz como, mi Jesús inocente y santo lo fue para salvar mi alma”.

(S. Leonardo Murialdo, Cartas I, 47)

This post is also available in: Italiano Inglés Portugués, Brasil