2 Noviembre

Los hermanos, conscientes de que la muerte no rompe la comunión, conservarán viva memoria de los hermanos difuntos, rezarán por ellos, especialmente aplicándoles los sufragios establecidos, y en su ejemplo encontrarán estímulo para ser fieles a su vocación.

(Cost. 35)