10 Enero

1939: VILLA NUEVA DE GUAYMALLEN (Mendoza), AR, “Instituto Murialdo”

“Fieles al carisma que el Espíritu ha otorgado al L. Murialdo, los hermanos viven su vocación con la seguridad de que Dios los ama en cada instante, de modo infinito, gratuito, personal, tierno, sobretodo misericordioso, y que Él guía toda su existencia”.

(Const. 4)

9 Enero

“Dios me ama con un amor tan grande, tan perfecto, que es igual a Él, infinito, eterno; porque en Dios no existe la desigualdad. No existen ni el más y ni el menos; todo lo que está en Dios es Dios: grande, inmenso, eterno, infinito como Dios”.

(S. Leonardo Murialdo, Testamento, p. 119)

8 Enero

La congregación está llamada a tener el honor de representar y reproducir entre los hombres la querida Familia de San José, en la cual la caridad más ardiente del Hijo de Dios se refleja continuamente en su Santo Guardian y en su dulcísima Madre”.

(Haec fratribus, p. 66)

6 Enero

“Porque hoy iluminaste a todos los pueblos revelándoles el misterio de nuestra salvación en Cristo, y al manifestarse Él en nuestra naturaleza mortal nos restauraste con la nueva gloria de su inmortalidad”.

(Prefacio)

5 Enero

1915: La congregación llega a BRASIL en Quinta (RS).

“Los hermanos de la congregación de San José responden al amor de Dios entregándose totalmente a Él, con el compromiso de vivir radicalmente el Evangelio.”

(Const. 1)

4 Enero

Nuestra Congregación tendrá vida duradera y próspera si, en la cuidadosa y diligente imitación de san José, se esforzará en practicar siempre la humildad y la caridad, sus virtudes características, y si hará constantemente progresos en ellas”.

(Il fine, p. 35)

3 Enero

Podemos decir que si nuestra congregación debe tener su ser en la humildad, debe entonces tener su obrar en la caridad. Así en esta cosa también será como la Sagrada Familia, que, en su casita de Nazaret, en la humildad existió y en la caridad operó”.

(Spiegazione,  p. 86)

2 Enero

Siempre que Jesús hablaba del Padre Eterno no dejaba de llamarlo: vuestro Padre celestial. De hecho, en un arrebato de amor, un día salió diciendo esas palabras tiernas: No llaméis a nadie padre vuestro en la tierra, porque uno es vuestro Padre, el que está en los cielos”.

(S. Leonardo Murialdo, Escritos XI,  p. 297)

1 Enero

1969: BRASILIA, Guará I, parroquia “São Paulo Apóstolo”.

Dios y Nuestra Señora de la Paz, sin duda, no sólo le consolaran, pero le ayudaran; y nos harán conocer la más justa, más alta y más amable voluntad de Dios”.

(Haec fratribus, p. 195)