29 Febrero

“Contento con lo esencial, el Josefino use los bienes sin que se le pegue el corazón, acepte también la falta de lo necesario y esté dispuesto a sufrir las dificultades del pobre que no puede concederse lo que a otros les está permitido”.

(Const. 11)

28 Febrero

“En caso de que falle o disminuya el espíritu de San José, ¡que Dios no lo quiera!, disminuiría también la vida de la Congregación y sus ministerios se emblandecerían; ya que las instituciones viven y prosperan en virtud de aquel espíritu que las creó”.

(Il fine, p. 35)

27 Febrero

La persona consagrada, en las diversas formas de vida suscitadas por el Espíritu a lo largo de la historia, experimenta la verdad de Dios-Amor de un modo tanto más inmediato y profundo cuanto más se coloca bajo la Cruz de Cristo”.

(Vida consagrada 24)

26 Febrero

1983: CAXIAS DO SUL, (BRASIL), Casa del Noviciado y para el Curso filosófico

El espíritu de oración irradie todos los momentos de la jornada. Es manifestación y fuente de la voluntad de amar a Dios con todo el corazón, con toda el alma y con toda la mente”.

(Const. 36)

25 Febrero

Según las enseñanzas del Señor que es necesario orar siempre, es de vital importancia un constante diálogo con el Padre, con una atención viva a su presencia”.

(Const. 36)

24 Febrero

1960: FAZENDA SOUZA, (BR), parroquia “N.S. da Saúde”

Las virtudes de San José tienen que ser las nuestras, y sus ministerios deben ser los nuestros”.

(Il fine, p. 34)

23 Febrero

1969: RIO DE JANEIRO, (BR), “Comunidade Murialdo”

“San José debe impregnar de su espíritu nuestra Congregación, que en el mismo nombre de este santo ya ha trazado claramente el programa de su ser y de su obrar”.

(Il fine, p. 34)

22 Febrero

“Más allá esta el sagrado púlpito. Allí debajo, tú me hiciste escuchar por primera vez tu llamada a la vida religiosa. Desde entonces, mi Dios y mi Padre, Tú me has llevado paso a paso”.

(S. Leonardo Murialdo, Testamento, p. 145)

21 Febrero

“Avanzo unos pasos y veo el tribunal sagrado donde, por medio de tu ministro, me devolviste por primera vez la pureza y la paz del corazón”.

(S. Leonardo Murialdo, Testamento, p. 145)

19 Febrero

“Entro en tu templo, ¡Oh Dios mío! ¡Qué impresión de paz y amor! En efecto, todo aquí me habla de amor,… de ese amor que has tenido y tienes aún por mí, y de ese amor que te debo”.

(S. Leonardo Murialdo, Testamento, p. 145)