27 Diciembre

Dios nos amó mucho más que él amaba a sí mismo; y por lo tanto para nuestro propio bien quiso sufrir mucho en su nacimiento de manera que nosotros, viendo-le pobre, soportásemos pacientemente la pobreza.

(S. Leonardo Murialdo. Escritos VIII, p. 299)

This post is also available in: Italiano Inglés Portugués, Brasil