29 Enero

Somos hermanos, y nuestro corazón se expande en el amor mutuo. Lejos de nosotros cada pelea, cada rumor, cada despecho; lejos aquel espíritu de dominación y arrogancia, en tratar a los demás; nadie intente señorear; somos hermanos, y que la paz reine entre nosotros, al igual que en las familias donde es la bendición del Señor”.

(Spiegazione, p. 140)

This post is also available in: Inglés Portugués, Brasil