29 Mayo

“Mi buena Madre me libró de una cruz bien pesada, y me libró apenas acudí a ella, cuando le recordé que nadie jamás recurrió a ella sin ser escuchado”.

(S. Leonardo Murialdo, Testamento, p. 147)

This post is also available in: Italiano Inglés Portugués, Brasil