30 Enero

Si queremos que nuestra Congregación pueda durar y propagarse en la Iglesia de Dios, es esencial que se mantenga vivo en ella, no sólo el nombre, pero aún así el espíritu de San José”.

(Il fine, p. 35)

This post is also available in: Italiano Inglés Portugués, Brasil