4 Noviembre

El amor de Dios genere amor de los hermanos; se introduzca, porque en realidad no hay suficiente, el espíritu de fraternidad cristiana, o más bien religiosa.

(S. Leonardo Murialdo, Cartas, 2187)

This post is also available in: Italiano Portugués, Brasil