5 Febrero

Muchos son los que viven sin aquella confianza filial que es toda propia de un cristiano, por la cual el ve a Dios solamente como un padre amoroso que se preocupa por él, y por lo tanto pone de forma segura en su mano todo si mismo y en él descansa tranquilo, de la misma forma en que un niño pequeño duerme seguro en los brazos de su madre”.

(S. Leonardo Murialdo, Escritos IX, p. 295)

This post is also available in: Italiano Inglés