8 Noviembre

Estos miembros de Jesucristo, tan desilusionados por el mundo, tan despojados de sustancias, tan abandonados y despreciados, tienen que encontrar a partir de ahora, en nuestras pobres personas, nuevos hermanos, pero hermanos amantes y entusiastas, fieles y desinteresados, que los ayuden a conocer y amar a Jesús Cristo.

(Spiegazione, p. 141)

This post is also available in: Italiano Inglés Portugués, Brasil