Un santo, una familia de educadores, un estilo pedagógico

cornicetta_media

¿Quién es el educador hoy?

Aquí está su identikit:

• sabe estar ante los jóvenes, proponiendo ideales humanos y religiosos, vividos y vivibles;
• sabe escuchar las preguntas tácitas;
• sabe ser valiente para ir mas allá de la mediocridad de la vida cotidiana.

Estas capacidades provienen de una mirada: “La mirada de Jesús sobre el mundo, la gente, la historia descubre en cada lugar, junto con los retos, las oportunidades de gracia que se manifiestan. La suya es una mirada de compasión … Queremos que esta mirada se haga nuestra “(cf. Sup. Gen Circular. Josefinos de 29 de junio de 2005).

Por ello, la pedagogía de Murialdo y la de sus colaboradores y continuadores son no un modelo a repetir. La historia camina y los modos operativos del pasado no se pueden repetir tal cual hoy.

No son las “cosas” que hacer y ni el “cómo hacerlas” que tenemos que ir a pedir a Murialdo. Estas preguntas encontrarán respuestas en el análisis de la situación actual, en la preparación seria y actualizada de cada operador, en el discernimiento comunitario.

¿Cómo parecerse a Murialdo hoy?

A Murialdo podemos, en cambio, pedir otra cosa. Ante todo sus ojos para ver las situaciones que requieren nuestra intervención (jóvenes pobres y abandonados).
A continuación, una justa focalización de los objetivos: el crecimiento del joven en todas sus dimensiones, la física y la intelectual, la profesional y la moral, la social y la religiosa.
De él aprendemos también que el buen educador es aquel que, sin menospreciar una seria preparación, juega, sin embargo, sus mejores cartas por una relación de amor con los jóvenes, gastando su vida por ellos, incluso más allá de lo que le es debido, porque sólo un espíritu de servicio más desinteresado es un signo de un amor muy grande.

Recogemos también de Murialdo, valiosas indicaciones sobre el estilo de familia, condición indispensable para hacer el bien; sobre la esperanza, sin la cual no tiene ningún sentido realizar un trabajo formativo; sobre la dulzura y la paciencia, cualidades que no todos poseen, pero a las que todos deben tender.
Finalmente, de aquí sacamos la convicción de que, por más escondido que sea nuestro rol, por más que se vea poco la parte que nos asignaron, nosotros nos ponemos a trabajar en esta humilde pero indispensable labor educativa que Murialdo consideraba una de las más serias e importantes de su tiempo y que sigue siendo un desafío ineludible incluso hoy (cf. Escritos, IX, p. 153).

El estilo educativo de Murialdo

cornicetta_media

Qué es?

Es un proyecto de investigación, profundización y difusión de nuestra pedagogía, fundada en el estilo educativo de Murialdo y conocido en muchos países como Pedagogía del Amor.
Se trata de un proceso de reflexión multi e interdisciplinario sobre la dimensión pedagógica de nuestra espiritualidad. Nuestro carisma es una espiritualidad pedagógica; por lo tanto, nuestro camino personal y comunitario en el seguimiento de Jesús para la edificación de su Reino se caracteriza por este espesor educativo.
Por lo tanto, para todos aquellos, laicas/os y religiosas/os, que inspiramos nuestra vida en el Carisma de Murialdo, reflexionar sobre nuestra pedagogía no es mirar sólo a lo que hacemos, sino también a lo que somos. Pertenece a nuestra vocación de vivir en Cristo.

En el camino habrá propuestas para la reflexión y el compartir en varias áreas:

– Área bíblica-teológica-eclesiológica
– Área antropológica-pedagógica
– Área josefina-murialdina
– Área de compartir buenas prácticas marcadas por nuestro estilo educativo

Área 1

Bíblica – teológica – eclesiológica

cornicetta_top

Lee más

Área 2

Antropológica – pedagógica

cornicetta_top

Lee más

Área 3

Josefina – Murialdina

cornicetta_top

Lee más

Área 4

de intercambio de “buenas prácticas”

cornicetta_top

Lee más

Área 5

Un mirada de síntesis

cornicetta_top

Lee más

This post is also available in: Italiano Inglés Portugués, Brasil