ETAPAS DE SU HISTORIA

Hay tres áreas principales en las que San Leonardo desarrolló su actividad: los oratorios, la acogida de niños pobres y abandonados, el movimiento católico.

Al principio de su apostolado, en los oratorios, se dirigía a los niños de la periferia de Turín, a los que pasaban todo el día en la calle, sin ir a la escuela, o a los que ya trabajaban en las tiendas y talleres de la ciudad.

A partir de 1866 aceptó comprometer totalmente su vida con los niños aún más pobres, los que no tenían familia o los que habían sido abandonados por sus familias: era el mundo del Colegio de los Artesanitos y otras obras que dependían de esta institución.

Una tercera área de trabajo era la del movimiento católico. Colaboró con la Unón Obrera Católica de Turín, interesándose por la ayuda mutua y la formación cristiana de los trabajadores, así como con la Obra de los Congresosi, sobre todo en el campo de la prensa popular de orientación cristiana.

SAN LEONARDO MURIALDO

Etapas de su historia

Tan pronto como fue sacerdote, Leonardo Murialdo se dedicó al apostolado entre los chicos de los primeros oratorios de Turín.

Al principio ayudó a su primo Roberto Murialdo, también sacerdote, en el oratorio del Ángel de la Guarda en Borgo Vanchiglia.

Luego se convirtió en director (1857-1865), por invitación de Don Bosco, del oratorio de San Luis en la estación de ferrocarril de Porta Nuova. Hizo su entrada solemne en el oratorio el 26 de julio de 1857. En su primer discurso a esos muchachos expresó una de las líneas de su pedagogía, la de la presencia cariñosa y amistosa entre los muchachos: "Haré lo que pueda, dijo, en las instrucciones, poniéndome a disposición de los sacramentos, y en las lícitas diversiones, la música, la gimnasia, los juegos, no como superior, sino como amigo" (Scritti, XI, p. 116).

El oratorio era festivo, pero en Cuaresma abría sus puertas todos los días y no sólo los domingos.

Con el tiempo Murialdo introdujo la escuela primaria diurna para muchos chicos que asistían al oratorio en vacaciones y luego holgazaneaban en las calles toda la semana. El papel de los laicos en el oratorio era bastante importante. Muchos pertenecían a las Conferencias de San Vicente; no pocos eran figuras prominentes en el laicado católico de Turín de la época (G. Bellingeri, F. Viancino, L. Scarampi, G. B. Ferrante). De Valdocco venían todos los domingos los clérigos salesianos (M. Rua, C. Durando, G. Cagliero...), que eran empleados por Murialdo para el catecismo y los juegos.

Para Murialdo el bello e intenso período de San Luis terminó en septiembre de 1865 cuando, anticipándose a la familia de su hermano que se preparaba para pasar el invierno en París, decidió dedicar un año al estudio, la reflexión y la oración en el famoso Seminario de San Sulpicio.

Ese año de actualización le sirvió para continuar su apostolado en los oratorios de Turín. En cambio, a su regreso a Turín en 1866, se le ofreció un compromiso mucho más fuerte: convertirse en "rector" de una casa que acogía a chicos pobres y abandonados: el Colegio de los Artesanitos.

El Colegio de Artistas de Turín fue fundado por Don Giovanni Cocchi en 1849. Quería involucrar y reunir en una asociación a las personas que, junto con él, querían tomar a pecho la educación de los niños pobres y abandonados. Así, al año siguiente, nació la "Asociación de Caridad en beneficio de los jóvenes pobres y abandonados". Estaba formada por sacerdotes y laicos que se comprometían a colaborar a los fines de la asociación con apoyo financiero, con asesoramiento de gestión y administración o con su compromiso directo con la labor educativa. Con el paso del tiempo la Asociación de Caridad amplió el círculo de sus instituciones, llegando a tener bajo su responsabilidad el Colegio de los Artesanitos de Turín, la colonia agrícola de Rívoli (Turín), la casa familiar para jóvenes trabajadores y estudiantes, el Instituto San José de Volvera, el reformatorio de Bosco Marengo (Alessandria).

Don Cocchi dirigió el Colegio de los Artesanitos hasta 1852, cuando le sucedieron otros dos sacerdotes, Giacinto Tasca y Pier Giuseppe Berizzi. El colegio tenía como objetivo acoger, ayudar, educar cristianamente y formar a los chicos huérfanos, pobres y abandonados en el trabajo profesional. En un principio los chicos fueron a aprender un oficio en los talleres artesanos de la ciudad (zapateros, herreros, carpinteros...), luego, en 1856, se crearon los primeros talleres internos que se pudieron ampliar y mejorar cuando el colegio tuvo la nueva sede en Corso Palestro. El nombre "Artesanitos", querido por Don Cocchi, aludía a la formación profesional que el instituto proporcionaba a sus jóvenes.

En 1866, el teólogo Pier Giuseppe Berizzi, que había permanecido solo al frente del colegio, fue llamado a Biella, su diócesis de origen. Le suplicó a Murialdo que lo reemplazara en ese difícil puesto. Era una responsabilidad muy pesada: la de un instituto cargado de enormes deudas y sin ingresos seguros, dado que la mayoría de los chicos se alojaban allí de forma gratuita. Uno podía contar casi sólo con las donaciones de los benefactores.

Desde 1866 hasta su muerte, el teólogo Murialdo dedicó la mayor parte de sus energías a los niños huérfanos, pobres y abandonados que fueron acogidos y en otras instituciones dependientes de él.

Cuando Murialdo aceptó el cargo de Rector, había unos 150 niños en el internado. Su número creció en los años siguientes, hasta 180-200, dependiendo del período. Asistían a cuatro clases elementales (que se convirtieron en cinco en 1890) y a un curso complementario. Alrededor de los 12 años de edad podían entrar en los talleres, durante un período de preparación para el aprendizaje propiamente dicho que comenzaba a los 14 y terminaba a los 19 años. Junto con su formación religiosa, Murialdo también trató de perfeccionar la preparación intelectual y técnica que se daba en las escuelas y talleres. Eran cinco en 1867 y se elevaron a unos diez (con algunas especializaciones dentro de ellos) durante el largo rectorado de Murialdo: compositores-impresores, impresores-impresores, litógrafos-diseñadores, litógrafos-impresores, carpinteros, torneros de madera, escultores, sastres, zapateros, encuadernadores, tipógrafos, herreros y torneros de hierro.

Los hijos de los Artesanitos eran huérfanos o abandonados por sus familias, o tenían padres que no podían ocuparse de su educación. Por lo tanto, era necesario acogerlos con afecto y hacerse cargo de todos los aspectos de su vida: alojamiento, vestido, alimentación, salud, escuela, formación laboral, educación moral y religiosa, elección de la profesión al final del aprendizaje. Y esto también se aplicó a las otras obras conectadas al Colegio de Artesanitos y dependientes de la Asociación de Caridad.

La sensibilidad social madurada en los oratorios de los suburbios de Turín y profundizada en el compartir cotidiano de la vida con los niños pobres y abandonados de sus obras de caridad, tal vez tuvo que hacer parecer espontánea y hasta como un deber para Murialdo involucrarse activa en el naciente movimiento católico, que fue por un lado, la respuesta laica del catolicismo a la secularización liberal del Estado y de la sociedad y por otro, un nuevo camino para que los laicos cristianos se incorporaran al apostolado activo de la Iglesia, especialmente en aquellas áreas que parecían más difíciles de alcanzar a través del ministerio tradicional de los sacerdotes (los trabajadores, la juventud, el mundo de la prensa).

Fue una de las primeras asociaciones católicas de la clase obrera en surgir en Piamonte. Con el paso del tiempo se convirtió en la más organizada y consistente, en términos de número de miembros, entre las asociaciones de trabajadores católicos de la región y quizás incluso de toda Italia. La fundación tuvo lugar el 29 de junio de 1871. Entre los principales promotores se encontraban el periodista Stefano Scala, el industrial Pietro Delucca, que fue el primer presidente, Ermanno Reffo, tesorero, junto con algunos otros laicos y algunos sacerdotes.

Los trabajadores, los artesanos, los pequeños comerciantes que se inscribían en el régimen de ayuda mutua tenían derecho, en caso de enfermedad, a la atención del médico y a un subsidio diario para suplir la falta de salario de trabajo, ya que en aquella época no existían sistemas de seguridad social para los períodos de enfermedad y accidentes, ni pensiones para la vejez.

En Turín, la Unión se estructuró en secciones parroquiales. Además de Scala y Delucca, otros laicos que desempeñaron un papel importante dentro de la Unión, como Alberto Buffa, Paolo Pio Perazzo, Domenico Giraud, el impresor Pietro Marietti... Entre los asistentes eclesiásticos encontramos al canónigo Ludovico Chicco, al canónigo Augusto Berta y a San Leonardo Murialdo.

Las principales actividades de la UOC fueron la ayuda mutua, la comisión de prácticas, la Conferencia de San José en favor de los pobres, la biblioteca popular, los catecismos vespertinos para aprendices y jóvenes trabajadores, la caja de pensiones, las conferencias culturales, la formación y las iniciativas religiosas. Desde la UOC, gracias a Domenico Giraud y con el apoyo de Murialdo, el periódico "La Voce dell'Operaio" (La Voz del Obrero) nació en 1876 y se imprimió en el Colegio de Artesanitos. Todavía existe hoy bajo el título "La Voce e il Tempo"(La Voz y el tiempo) y es la revista semanal de la diócesis de Turín.

San Leonardo Murialdo comenzó a asistir a la Unión de Trabajadores Católicos, de hecho se inscribió en ella y "comenzó a favorecerla", como escribe Don Reffo, desde sus inicios. Además, es el mismo Don Reffo quien afirma que "cuando comenzó en Italia la agitación de los católicos por una acción vigorosa y eficaz, podía considerarse con razón uno de los primeros en promover esa sana agitación y hacerse apóstol".

Don Reffo, su primer biógrafo, vuelve a atestiguar que en las asociaciones católicas de Turín Murialdo "fue durante muchos años asistente, promotor eclesiástico y alma", reconociendo así un papel relevante que derivaba de su personalidad, de su larga actividad educativa, de su asiduo frecuentar las clases trabajadoras de los suburbios de Turín y también de las experiencias extranjeras, sobre todo francesas, con las que entró en contacto gracias a sus numerosos viajes al extranjero".

Entre las obras dependientes de la Asociación de Caridad de Turín había también un reformatorio. Don Cocchi lo abrió en Chieri en 1868, con 45 muchachos liberados de la prisión correccional de Turín o sujetos a la ley especial de seguridad pública. En 1870 el reformatorio fue transferido a Bosco Marengo, en la provincia de Alessandria, en los locales del antiguo convento dominico de la Santa Cruz.

Con el paso del tiempo, se convirtió en el hogar de unos 400 jóvenes "enmendantes", no mayores de quince años. Los más jóvenes asistían a la escuela primaria, los mayores, además de la escuela, aprendían un trabajo en los talleres internos: había una fundición de tipos, tipografía, litografía, una fábrica de pastas, carpinteros, escultores y torneros de madera, sastres, zapateros, tejedores, tejedores de lana y algodón y finalmente un equipo de horticultores.

En octubre de 1872 Don Cocchi renunció a la dirección del reformatorio y fue sustituido por Don Giulio Costantino, colaborador de San Leonardo y más tarde su sucesor en la dirección del Colegio de los Artesanitos y la Congregación de San José.

La situación del reformatorio siempre estuvo cargada de grandes problemas: financieros en primer lugar, pero también pedagógicos, derivados de la dificultad de seguir y educar a una gran masa de jóvenes sin disponer de un grupo suficiente de educadores bien formados y dispuestos a una vida de grandes sacrificios.

Los jóvenes fueron enviados por el gobierno, pero el acuerdo con las autoridades nunca fue fácil. La dirección de la Asociación de Beneficencia habría querido hacer de Bosco Marengo no sólo un reformatorio para "custodiar" a los jóvenes, sino sobre todo una casa de educación y recuperación moral y profesional.

Las autoridades gubernamentales, por otra parte, escatimaron fondos, no se convencieron de la necesidad de reducir el número de jóvenes y, además, exigieron controlar las opciones educativas. Las tensiones surgidas llevaron al gobierno, en 1883, a cerrar el reformatorio con autoridad, a pesar de varios intentos de Don Cocchi para salvar a su criatura. Los chicos fueron enviados a las diversas casas de corrección existentes en Italia. Sólo 25 de ellos escaparon de la dispersión y fueron acogidos en la colonia agrícola de Rivoli.

La colonia agrícola de Rivoli, fundada por Murialdo en 1878, sustituyó a la abierta por Don Cocchi en Cavoretto, en la colina de Turín, en 1852 y luego se trasladó a Moncucco (Asti) en 1853.

En el siglo XIX las colonias agrícolas eran colegios en los que los chicos, generalmente huérfanos o abandonados, se formaban en diversas actividades como la cría, la viticultura, la jardinería... La formación en el trabajo agrícola era también una respuesta a los graves problemas que planteaban las tristes condiciones de vida de los campesinos, el desempleo, la huida del campo y la emigración.

El principal colaborador de Murialdo en la fundación de la colonia agrícola de Rivoli fue su sobrino, el ingeniero Carlo Peretti, que compró el edificio y el terreno (40 hectáreas) a su cargo. La colonia, que abrió sus puertas el 16 de mayo de 1878, pronto se convirtió en una granja modelo, gracias a las obras que Peretti realizó allí: sistemas de riego, distribución racional de los cultivos, construcción de nuevos edificios.

Los chicos se dedicaban a trabajos agrícolas, horticultura, jardinería, cría y talleres de uso interno: sastrería, zapatería, carpintería, herrería. A partir de 1881 se mejoró la parte teórica iniciando una verdadera escuela teórico-práctica de agricultura con cursos de botánica, física, dibujo, horticultura, química, agronomía...

Los chicos, sólo 10 al principio, pasaron a 60 en el año escolar 1878-79 y a 80 al año siguiente. La calidad de la educación que recibieron queda atestiguada por los numerosos premios, diplomas, menciones, medallas... que la colonia obtuvo en diversas exposiciones y eventos agrícolas.

Murialdo fundó la casa familia en 1878, con la ayuda financiera de su sobrino Carlo Peretti. Fue la primera institución de este tipo en Italia.

La casa familia (situada junto a la iglesia de Santa Julia, en el barrio de Vanchiglia) estaba destinada principalmente a los jóvenes que habían terminado su formación profesional en el Colegio de los Artesanitos. Para entonces ya eran mayores y empezaban a trabajar, pero no tenían familia y por lo tanto se encontraban con serias dificultades para la comida y el alojamiento. Sin embargo, la casa familia también estaba abierta a otros jóvenes trabajadores que venían a Turín en busca de empleo. Lejos de casa, encontraron allí una hospitalidad acogedora, barata y moralmente sana.

Además, la casa familia, una verdadera pensión para jóvenes trabajadores, fue la culminación y la coronación de toda la organización de bienestar encabezada por el Colegio de los Artesanitos. Ni siquiera un año después de su apertura los invitados ya eran veinte y pronto subieron a cincuenta. La casa familia les ofrecía alojamiento y comida, habitación individual y actividades de ocio; se encargaba de lavar, planchar y coser la ropa.

El costo de la pensión, en 1886, era de 36 liras por mes. Con una pequeña aproximación, podemos decir que en esa época el salario mensual de un joven trabajador era de unas 55-65 liras. Una vez pagada la pensión y hecha la compra de ropa, cada joven huésped de la casa familia podía ahorrar un poco de dinero para su futuro. Era una forma de iniciar a los jóvenes hacia una vida independiente y al mismo tiempo seguir estando cerca de ellos, también desde el punto de vista educativo y religioso, en los primeros años difíciles de su integración en el mundo laboral.

En 1881 la casa familia se abrió también a los estudiantes, por las mismas razones de carácter asistencial, educativo y religioso.

Entre las obras que formaban como un complejo educativo unitario regido por la Asociación de Caridad, estaba también el Instituto San José di Volvera (Turín), inaugurado por Murialdo en 1881. También fue la primera casa de la Congregación de San José fundada por Murialdo. Acogió a los niños más pequeños antes de que pudieran comenzar su aprendizaje profesional en los Artesanitos o en la colonia agrícola. Un grupo de seminaristas, todavía chicos, y algunos clérigos estudiantes de filosofía orientados a la vida religiosa encontraron hospitalidad en la joven congregación.

Habían pasado quince años desde su nombramiento como Rector (1866) hasta la fundación del Instituto Educativo de Volvera. Murialdo había mejorado las instituciones ya existentes antes de su llegada y había fundado otras nuevas. La Asociación de Caridad era ahora un complejo articulado y armonioso, capaz de satisfacer las necesidades de los niños pobres y abandonados de manera bastante adaptable, acompañándolos desde la escuela primaria (Volvera), pasando por la formación profesional (Colegio de los Artesanitos, colonia agrícola), hasta la integración en el mundo del trabajo (casa familia).

La Opera de los Congresos era una organización nacional que tenía como objetivo coordinar las iniciativas de los católicos en la sociedad italiana. Murialdo fue miembro del Comité Regional Piamontés, en el que se dedicó sobre todo a la prensa católica y a las bibliotecas móviles.

Él y algunos de sus colaboradores fundaron en Turín, en febrero de 1883, la Asociación para la difusión de la buena prensa, bajo la protección especial de San Carlos Borromeo. El siguiente paso fue un intento de conectar las diversas asociaciones que en Italia estaban involucradas en la difusión de la prensa católica. Durante el sexto Congreso Católico Italiano (Nápoles, 10-14 de octubre de 1883) Murialdo inició lo que entonces se llamó la Liga, entre las diversas sociedades para la difusión de la buena prensa. Era una asociación nacional, o mejor dicho, una federación de sociedades, de las cuales la de Turín fundada por Murialdo era una de las adheridas y al mismo tiempo desempeñaba el papel de promotora y centro operacional para mantener los contactos.

Unos meses más tarde (enero de 1884), Murialdo creó el boletín mensual "La Buena Prensa", órgano de la Asociación San Carlos de Turín, pero también la hoja de enlace de la recién nacida Liga, que entretanto se había unido a los clubes de Roma, Nápoles, Venecia, Ancona, Génova, Palermo, Milán y Savona, así como a Turín, por supuesto, el club promotor.

La Asociación San Carlos de Turín se dedicaba a la fundación de bibliotecas móviles, es decir, pequeñas bibliotecas populares que trabajaban con el préstamo de libros y tenían su sede en asociaciones católicas, parroquias, casas religiosas o en locales alquilados. Otro sector de actividad era la distribución (a precios muy baratos) de libros a comités parroquiales, asociaciones, secciones del Sindicato de Trabajadores Católicos, oratorios, así como la distribución gratuita de libretos y folletos diversos.

Deseando resumir toda la parábola apostólica de Murialdo en el movimiento católico, fue muy sensible a dos sectores "fronterizos", el de los trabajadores y el de la prensa, en los que la presencia de la Iglesia era ya marginal, dos campos de acción misionera, verdaderos apostolados en los que la Iglesia no podía dejar de invertir energías, personas y recursos.

Clica aquí para inscribirrte en nuestro Boletín